El Comercio Electrónico como factor diferencial en la Logística

No existe ninguna duda de que una de las tendencias más al alza en los últimos tiempos en el sector empresarial (no sólo en el ámbito logístico, sucede casi con “independencia” de la actividad desarrollada), es la explotación de internet en el negocio, utilizándose este medio cada vez más en la actividad cotidiana de las empresas. Cada vez son más las compañías que surgen en internet y que no contemplan ya otra posibilidad que difiera de la integración del medio online en el transcurrir diario. Muchas de ellas se han decidido a dar el salto definitivo a las distintas redes sociales (Facebook y Twitter encabezan la lista), a fín de por supuesto promocionar sus productos y servicios, pero también de dar una imagen de mayor cercanía a sus clientes, los cuales podrán contactar en caso de desearlo con personal de la empresa. Para ello, se apoyan en estas plataformas y en otras en auge como es el caso de los blogs, como por ejemplo el Blog de TM2.

Este crecimiento de la actividad online ha provocado irremediablemente que otros sectores complementarios a la logística no hayan tenido más remedio que acometer de igual manera una importante adaptación.

Foto: Pixabay.com
Foto: Pixabay.com

Las empresas de transporte han tenido que reinventarse para agilizar sus procesos y dar soluciones rápidamente.

Las empresas de transporte han tenido que reinventarse para agilizar sus procesos y dar soluciones rápidamente en un sector donde la velocidad de entrega de los pedidos online y por supuesto la calidad se consideran factores diferenciales e imprescindibles para prosperar con éxito.

Aunque pueda resultar paradójico escucharlo, en el universo de la logística y del comercio electrónico el usuario adopta un papel trascendental. Cada vez es más difícil contentarlo, ya que al ser portador de más información se convierte por consiguiente en más exigente en cuanto a calidad demandada y peculiaridades del artículo o producto en cuestión. Esto dificulta la labor de las compañías, que no tendrán otra alternativa que peinar el mercado de todas las formas inimaginables en busca de información sobre sus potenciales clientes.

Por suerte o por desgracia, el “ecommerce” o comercio electrónico implica una operativa tremendamente rápida, fenómeno que dificulta la adaptación de las empresas de logística a estas necesidades.

Sin embargo, creemos que el sector debe contemplar este “boom” tecnológico como una oportunidad más que como un problema sin solución. Y en ello andan desde luego, bien merece la pena…

Autor / Antonia Calvo Sotelo

Imagen Portada / Pixabay

Post Comment

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.