Conoce cómo el mindfulness afecta a la productividad

La mayoría de los trabajos de hoy en día suelen componerse de un buen número de horas semanales. Para quienes tienen la suerte de tenerlo, pueden trabajar las 40 horas semanales divididas en 8 horas diarias. Hablar de un número tan alto de horas de trabajo, implica que la atención no se encuentre al 100% durante todas ellas. Se ha comprobado a través de diversos estudios que las personas rinden hasta las 3 horas laborales y que una vez han transcurrido, pierden atención y productividad. Afortunadamente, para que esto no ocurra, existen técnicas eficaces con las que aumentarla y así, rendir mucho más. Hablamos de las ventajas que tiene practicar mindfulness, una disciplina que cada vez está acaparando a más adeptos y con la que se obtienen grandes resultados.

¿Por qué practicar mindfulness en el trabajo?

Las empresas de hoy en día están incorporando cada vez más actividades diferentes. Clases de inglés o ejercicios de atención y relajación son algunos ejemplos de lo que se conoce como “nueva empresa”. Con ellas, se pretende formar a los empleados y aportarles una dosis de conocimiento. Para quienes no conozcan en qué consiste el mindfulness (atención plena), consiste en el entrenamiento del cerebro para poder atender a una función a la vez, siendo conscientes de qué estamos viviendo durante ese momento exacto. Gracias a esta práctica, se puede ser más productivo disminuyendo a su vez, el estrés laboral.

Diversos estudios que han analizado empresas lo corroboran. Durante el desempeño de las horas de trabajo, existe un número de horas en las que las personas están distraídas. Esta falta de atención no es aislada, ya que puede alcanzar la cifra de 90 minutos diarios por cada persona. Este hecho repercute directamente sobre el beneficio de las empresas, que observan cómo sus trabajadores ejercen una menor atención en el trabajo y una falta de interés en el mismo.

¿Cuáles son sus beneficios de la atención plena en el trabajo?

Gracias al mindfulness, se crea un clima laboral mucho más positivo a la vez que los trabajadores adquieren capacidades mentales mejores. Grandes empresas como Google ya incorporan esta práctica en su trabajo, ofreciendo a su equipo lugares de meditación y entrenamiento mental. A través de esta práctica, se mejora el rendimiento laboral, las personas pueden concentrarse mucho mejor, desarrollan ampliamente su inteligencia emocional y además, se estrechan los lazos entre los propios empleados.

Esta técnica no es milagrosa, requiere de un tiempo de entrenamiento y preparación para poder observar cuáles son los resultados. Así, generalmente se notarán a partir de las 8 semanas de la práctica. Para muchos, puede resultar un tanto metafísico y dificultoso, pero en el momento en que la mente se adapta a este ejercicio, se puede disfrutar de este estado placentero en cualquier lugar y situación. Lo ideal, es empezar por sesiones cortas de unos 3 minutos e ir incrementándolo paulatinamente a medida que avanza la persona hasta llegar a los 20 minutos.

Empieza a practicar este ejercicio natural para obtener todo el rendimiento y beneficios mentales que aporta. Por otro lado, si posees una empresa, quizás sea el momento de aplicar estas técnicas modernas para favorecer que los empleados sean más productivos y además, mucho más felices.

Post Comment