Ese gran conocido-desconocido: Las Pymes

Seguro que estás harto de escuchar y leer sobre Pymes, pero ¿Realmente sabes lo que son? ¿Cómo funcionan? ¿Sus gestiones? Hablar de Pymes parece sencillo, pero nada más allá de la realidad, muchas son las personas que ni siquiera saben qué son o cómo se gestionan realmente y eso que en España, es prácticamente todo su tejido empresarial, podemos decir que más del 90% es pymes, ya que aunque suenan más, las grandes compañías apenas forman el tejido empresarial.

Podemos resumir el concepto de pymes en que son las pequeñas y medianas empresas, o lo que es lo mismo, negocios con menos de doscientos cincuenta trabajadores y con un volumen de facturacion que no debe superar unos límites establecidos legalmente. También podríamos decir, que por regla general son negocios con pocos trabajadores, con un volumen de negocio pequeño y con pocos recursos.

Dentro de las Pymes podemos diferenciar las pequeñas, que son aquellas con menos de cincuenta trabajadores y las medianas que son las que tienen más de cincuenta trabajadores, pero menos de doscientos cincuenta, y microempresa la que tiene menos de diez trabajadores.

¿Realmente conocemos lo que son las Pymes?

Como ya hemos dicho, aunque pueda parecer que en nuestro país tengan más relevancia las grandes empresas, lo cierto que es las Pymes constituyen el noventa y nueve por ciento del tejido empresarial, o lo que es lo mismo, las grandes empresas sólo son el uno por cierto, por ello son las que principalmente mueven la economía y el empleo, ya que generan más del sesenta por ciento de éste.

La realidad de estas empresas

La realidad de estos negocios es que tienen mayores dificultades para acceder a la financiación, así como a muchas ventajas fiscales, que grandes empresarios si tienen por sus volúmenes de producción. Por ello, y en los tiempos que corren, no son pocos los negocios que se han visto en la obligación de cerrar sus puertas y despedir a sus trabajadores por las dificultades económicas. A pesar de que estas empresas son mucho más cercanas a los clientes, y elaboran sus productos con mayor calidad, ya que normalmente los hacen los mismos trabajadores y empleando unos sistema de trabajo mejores, ya que las grandes empresas tienden a trabajar en cadena por lo que normalmente desatienden los pequeños detalles, como el trato personal tanto con clientes como con trabajadores, haciendo que las pymes produzcan unos productos más personales.

Las Pymes son negocios mucho más ágiles y flexibles, sobretodo a la hora de la contabilidad ya que no requieren de tanto papeleo y es mucho más sencillo llevar todo en orden y al día, así como la posibilidad de modificar su estructura, denominación o labor. Tienen mayor capacidad para adaptarse al mercado en tiempos de crisis.

Como ya hemos dicho, son negocios más cercanos y con un trato más personal para los clientes, y son capaces de poder acercarse a éstos y ver sus necesidades reales, para así poder de una manera más eficiente a las demandas. Unido a esto tenemos el trato más personal también con los trabajadores, por lo que las relaciones serán mucho más personales y directas, por lo que se ha demostrado que los trabajadores en este tipo de empresas son más felices y eficientes que en las grandes multinacionales.

¿En qué sectores hay más Pymes?

Según los últimos estudios de mercado y de los organismos centrales, normalmente en un gran porcentaje, estas pequeñas y medianas empresas se dedican al sector terciario, y para ser más concretos se suelen dedicar al sector del comercio, y el resto se dedican a otros servicios, como son los de abogacía, asesoría, sanidad, banca, entre otros. Otro de los grandes sectores, que vuelve a estar de nuevo en aguaje es el sector de la construcción y en menor medida la industria.

También decir que la mayoría de estas empresas apenas cuentan con una decena de trabajadores, y sobretodo en las microempresas suelen haber incluso menos de cinco trabajadores.

Podemos decir que son la mayoría, pero los peor tratados

A pesar de que las Pymes constituyen casi todo el tejido empresarial, a la hora de la verdad son las que se encuentran con mayores obstáculos en su camino, y es por eso que cada vez son más las que se ven abocadas al cierre, y otras tantas las que se ven en la necesidad de cambiar de sector o de modelo de negocio. Todo esto debido a que tienen una menor capacidad económica y por lo tanto una menor capacidad para competir, así como menos posibilidades de acceso a financiación, además de que cuando consiguen acceder a ella es con unas condiciones nefastas, en comparación con las grandes empresas. Sus capacidades son más limitadas, tanto a nivel tecnológico, como de marketing, como financiero, esto hará que tengan un mayor retraso tecnológico y no puedan tener las mismas capacidades que empresas mayores, y por lo tanto no lleguen a poder evolucionar como sí lo haría una gran multinacional, y todo esto hace que al final se resuman en una menor capacidad de expansión, tanto laboral como económica.

Son negocios con mucho futuro

Pese a todas las piedras que puedan encontrar en el camino, las pymes siempre salen adelante, y ello es debido en gran medida a su capacidad de flexibilidad, por ello en épocas de crisis como la que vivimos son capaces de cambiar y adaptarse al mercado para seguir ofreciendo su trabajo según las necesidades de su clienta, incluso si tienen que cambiar de sector o cambiar de trabajo radicalmente, son capaces de poder hacerlo. Además, al final, aunque sean la mayoría, lo que hacen es ocupar los bloques o huecos que las grandes empresas, no pueden o no quieren, coger, ya que están más orientadas a la producción a gran escala, y las pymes son capaces de gestionar estos ”nichos de mercado” y sacarles provecho, ya que conocen mejor al cliente y son capaces de darle un servicio personal y cercano.

Post Comment

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.