La tecnología 3D llega al ámbito dental

Los avances tecnológicos se mueven a marchas forzadas, de hecho, en los últimos años se han realizado innovaciones en muchos ámbitos de actividad. Una de las tecnologías que está ocupando un lugar destacada en nuestra sociedad es la impresión 3D. En este campo se ha avanzado mucho a nivel de investigación y esto ha hecho que sea posible emplear la impresión 3D en campos que hasta ahora era impensable.

Uno de los ámbitos en los que se ha venido usando esta tecnología en los últimos tiempos es en el sector dental. Un dentista es un profesional que trabaja para mejorar la salud de las personas y uno de los elementos más demandados y más necesarios en los tratamientos son las prótesis dentales.

Hasta ahora estas prótesis se hacían en diversos materiales y se requería de una serie de fases hasta poder obtener la pieza de repuesto para el paciente. Sin embargo, con el desarrollo de la tecnología 3d hoy en día no es necesario pasar por infinidad de pruebas de material, sino que simplemente una radiografía del paciente puede bastar para poder imprimir la pieza que necesita.

Foto: Freepik

Cada día más las clínicas dentales introducirán esta tecnología en el diseño y elaboración de piezas dentales logrando resultados más eficientes.

Usar esta tecnología en una clínica dental puede suponer importantes ventajas que resumimos a continuación:

  • Mejora en los plazos de entrega. Si bien antes para poder producir una pieza dental había que realizar diversas pruebas y ensayos con el paciente, en la actualidad la impresión 3D surge ya con la garantía de que está plenamente adaptada a las necesidades del paciente. Esto facilita que simplemente con una radiografía del paciente es posible imprimir la pieza, ahorrando tiempos de entrega al cliente.
  • Calidad en los materiales. Una de las principales características que puede presentar la impresión 3d es la ligereza de los materiales y su resistencia. Son materiales que se adaptan mejor a los pacientes y provocan menos reacción, así como también son más ligeros y resistentes al uso. La dureza y resistencia de los materiales usados en la impresión de piezas dentales son mayores que los materiales que se han venido usando hasta ahora.
  • Nivel de personalización. La impresión 3D facilita de manera importante el poder personalizar una pieza dental a los clientes y sus necesidades. Este nivel de personalización puede llegar a niveles muy precisos, facilitando piezas dentales prácticamente con igual aspecto, forma, color y dureza que las propias del paciente.
  • Reducción de precios. Una gran ventaja de esta tecnología es que los precios de los implantes son más económicos. Por un lado, por el hecho de que se reducen los pasos a la hora de imprimir una pieza dental y se usan materiales que son más económicos que los empleados habitualmente.

Se puede afirmar que el sector dental se encuentra frente a un verdadero reto de cara a su profesión ya que debe afrontar cambios que posibiliten que esta tecnología de impresión 3D se acabe convirtiendo en el auténtico aliado de este sector.

Cada día más los dentistas y clínicas dentales introducirán esta tecnología en el diseño y elaboración de piezas dentales logrando que los resultados para pacientes y profesionales sean más eficientes y que los resultados de los tratamientos sean a más largo plazo. Es un sector que debe estar muy receptivo frente a la innovación que siempre favorecerá el desarrollo de la actividad y, de manera paralela permitirá ahorrar costes tanto para los dentistas como para los pacientes.

Hoy en día la gran mayoría de clínicas dentales están ofreciendo sus servicios con la incorporación de las últimas tecnologías y esto, sin duda, facilitará en gran medida la incorporación de estas tecnologías en el sector de odontología.

Imagen de Portada / Freepik

Post Comment

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.