Las empresas fintech crecieron un 140 % interanual en 2016

Según el último informe del Observatorio Sectorial DBK Informa este modelo de negocio se ha multiplicado por seis en nuestro país, pasando de ocupar un volumen de negocio de 35 millones de euros en 2014 a 206 millones de euros en 2016. En lo que respecta a 2015 las fintech han experimentado un crecimiento del 140 % y las previsiones tanto a corto como a medio plazo señalan un ritmo de progresión exponencial, sobre todo en los préstamos P2P y en segmentos como el crowdfunding, como consecuencia del desarrollo del crowdfunding inmobiliairio.

Las ‘fintech’ se confirman como la financiación alternativa

Según los datos de DBK, en 2016 las empresas de crowdfunding, crowdlending y crowdfactoring aglutinaron mediante sus plataformas operaciones por un valor total de aproximadamente 205 millones de euros. Lo que representa un crecimiento interanual del 140 %.

Por secciones, las operaciones de crowdfactoring representaron el 58,4 % del valor global del mercado con operaciones por valor de 120 millones de euros. Los proyectos de crowdfunding significaron un 21,2 %, con un total de 43,5 millones de euros, y las operaciones de crowdlending representaron un 20,4 %, con un valor de 42 millones de euros.

¿En qué consisten y qué ventajas reportan frente a la financiación tradicional?

El crowdfunding, el crowdlending y el crowdfactoring son modelos de financiación alternativa, ejemplos de negocio apoyados en las nuevas tecnologías, que han experimentado un crecimiento notable, que ha ido de la mano del rápido desarrollo tecnológico de los últimos años.

El crowdlending es un modelo de préstamo entre particulares y empresas surgido en los años 90 y consiste en la financiación mediante crédito de pequeñas y medianas empresas. A través de una plataforma online, los inversores prestan dinero a diferentes empresas o particulares a cambio de un interés.

El crowdfactoring consiste en el anticipo de facturas y descuentos de pagarés. Este modelo de negocio permite a los inversores tener acceso a los pagarés de las empresas (y por tanto a la información de la empresa) y decidir qué dinero prestar y en qué condiciones a cada compañía, sin que las pymes tengan que presentar garantía personal.

Por último, el crowdfunding es la financiación colectiva a través de plataformas online. Por un lado los promotores de proyectos demandan fondos y por otro lado los inversores buscan invertir en proyectos que les reporten rendimientos.

¿Qué beneficios presentan frente a la financiación alternativa?

La gran ventaja de la financiación a través de empresas fintech, en comparación con los préstamos tradicionales, es que no existen intermediarios financieros, por lo que la operación es más rentable tanto para los inversores como para los prestatarios.

Por lo tanto estos modelos alternativos son más baratos, con intereses más reducidos y con menores requisitos. Además, al ser online requieren menos papeleos, por lo que el tiempo de gestión se reduce. Y por último, el procedimiento de amortización es más flexible, por lo que ofrecen mayores alternativas ante las posibles situaciones de impago.

Post Comment

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.