Las oportunidades de negocio con empresas de nueva creación

El tejido empresarial español ha experimentado cambios importantes en los últimos años provocado por los cambios que se han venido produciendo en la economía. Tras la crisis ligada al sector inmobiliario la configuración del panorama empresarial en nuestro país ha sufrido cambios bastante relevantes.

Algunos de los cambios que podemos destacar que han afectado a la composición y características del tejido empresarial han sido:

  • Un aumento importante en el número de empresas activas. La creciente crisis ha dado lugar a un crecimiento en las iniciativas empresariales que han proliferado por todo el territorio nacional como salida a situaciones de desempleo o como vía para obtener una fuente de recursos estable en el tiempo. Así, las empresas españolas han incrementado considerablemente su número.
  • Redistribución de las empresas por sectores. Junto al aumento en número, las empresas que configuran el tejido empresarial han centrado su actividad en sectores diferentes en los que la demanda y el desarrollo económico han propiciado la oportunidad. El sector tecnológico es uno de los que más ha centrado la aparición de nuevas iniciativas empresariales. Esto ha hecho que aumenten las empresas ligadas al medio online o que ofrecen servicios que se desarrollan únicamente a través de Internet. Estas son las empresas que se vienen conociendo como startups que son empresas jóvenes y que se desarrollan en el medio online.
Foto: Freepik

El incremento en el número de empresas, emprendedores y startups ha facilitado muchas oportunidades para establecer lazos y vínculos.

  • Se mantiene la tendencia a la microempresa. Como rasgo característico de las empresas en España, el reducido tamaño de sus plantillas se sigue manteniendo en el tiempo. Las empresas de nueva creación que se constituyen tienen un tamaño reducido predominando las de menos de 10 trabajadores.
  • Dependencia financiera. Otro rasgo que presentan las empresas españolas de los últimos años es que siguen teniendo una gran dependencia financiera para seguir funcionando. No obstante, esta dependencia ha cambiado porque ya no es una dependencia de los bancos sino, en muchos casos, de los inversores. Con el boom de las startups de los últimos años, el aumento de los programas de aceleración empresarial y el desarrollo de nuevas fórmulas de financiación como el equity crowdfunding la entrada de inversores en la estructura societaria de las empresas ha sido creciente.

Estos son algunos rasgos que se perciben como cambios en el tejido empresarial español de hoy en día. Para las empresas que ya están funcionando y para las empresas que quieren buscar aliados la negociación con estas nuevas empresas y la búsqueda de colaboraciones es una necesidad. Así, en los últimos años el incremento en el número de empresas, emprendedores y startups ha facilitado muchas oportunidades para establecer lazos y vínculos que acaben beneficiando a ambas organizaciones.

A mayor número de empresas y más variedad de servicios y productos resulta mucho más fácil poder generar sinergias con las empresas que se van constituyendo nuevas logrando así, que el negocio y la generación de beneficios sea mucho mayor a medio y largo plazo. Sin duda, estas empresas nuevas son el futuro de la sociedad y economía española.

Imagen de Portada / Freepik

Post Comment

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.