Los demonios del Fintech en España: regulación, relaciones con la banca y desconfianza ciudadana

Al ‘Campus Madrid’ se llega, si se quiere disfrutar del paseo y del paisaje, bajando la conocida Ronda de Segovia, en el denominado Madrid de los Austrias. Este edificio tecnológico y empresarial, propiedad del gigante Google, representa una isla futurista rodeada por un precioso y turístico paisaje urbano capitalino. La belleza de lo viejo se mira en los espejos del edificio ‘Campus Madrid’, emblema de la atracción de lo nuevo. Este emplazamiento albergó el pasado miércoles 27 de septiembre la primera ‘Fintech Startup Summit’, un encuentro selecto de especialistas en un tipo de empresas que representa otro tremendo salto cualitativo gracias a la cuarta revolución tecnológica. Fintech combina alta tecnología y servicios financieros: está extendido por todo el mundo desarrollado; en España no suele emplear a muchas personas en las entidades creadas y casi todo el mundo está en Madrid, con una mayoría de hombres como directivos. Nada nuevo bajo el sol, que se diría por el barrio en el que nos encontramos. Pero el sector se encuentra en condiciones de proporcionarnos muchas sorpresas.

Fintech Startup Summit
Fintech Startup Summit

Un encuentro para todos

Tres valientes para organizar este encuentro: ‘The Business Innovation Consulting Group’ (BICG), ‘GrowVC Group’ y la plataforma de información especializada ‘CrowdEmprende’, concibieron la Fintech Summit como una cita obligada para el intercambio de pareceres entre algunas de las personas más experimentadas en este sector emergente. El evento no decepcionó a nadie: una óptima selección de expertos –muchos en el Fintech, otros, además, en la vida económica y social–, convirtió esta pequeña cumbre en un enriquecedor y accesible debate que, además, fomentó que buena parte del público expusiera sus experiencias exitosas y frustradas como emprendedores en el mundo tecnológico-financiero que nos rodea y que, a veces, nos ahoga.

Fintech Startup Summit
Fintech Startup Summit

La City siempre será la City…

A partir de lo sucedido en esta cita se pueden extraer muchas conclusiones, pero una de ellas sobresale con respecto a las demás: hasta que España no contemple una reforma administrativa para que Madrid se asemeje a Londres en muchos aspectos, nuestros emprendedores e inversores más atrevidos continuarán advirtiendo un enorme coste de oportunidad en España dados los costes regulatorios que se soportan. Duarte Libano, director hispano-portugués de Ebury, empresa de intercambio y transacción de divisas para Pymes, prefiere no creerse que el Brexit vaya a ser muy bueno para España en este sentido. Son muchas razones las que le llevaron a instalarse en la City londinense y tiene muy poca confianza en que la regulación española agilice e incentive la inversión financiera-tecnológica en poco tiempo. Otros asistentes sumamente cualificados refrendan esta visión con ejemplos vitales: parece ser que el “vuelva usted mañana” de Mariano José de Larra (en su momento y a su manera, un emprendedor de la literatura en un terreno hostil), seguirá presidiendo oficiosamente la fachada del edificio de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Fintech Startup Summit
Fintech Startup Summit

Cáncer regulatorio con motivos de peso

No obstante, y como sugirió el sabio José Manuel Valiño, director de Operaciones de Abanca (una entidad resultante del rescate financiero gallego, algo que Valiño expuso con una honestidad constante en su discurso), ni la CNMV es el KGB, ni la banca tecnológica ni las fintech, Espinete y Don Pimpón: aparte de la inercia burocrática, el desconocimiento y el miedo al cambio, cancerígenos en la Administración General del Estado, hay buenas razones para ser prudentes con estas nuevas formas de creación de riqueza y empleo: los timos pre crisis de Fórum y Afinsa, el hundimiento de la reencarnada Rumasa y, sobre todo, el drama de las preferentes de Bankia representan razones de peso para que el regulador se muestre muchas veces cauto y en guardia. El resultado es una lentitud que hace que para muchos sus sueños empresariales sean económicamente inviables. La emigración, la fuga de cerebros y el empobrecimiento empresarial es uno de los frecuentes resultados.

Fintech Startup Summit
Fintech Startup Summit

Más piedras en el zapato

No todo es la burocracia: para Gregorio López, CEO de Lánzanos y ahora inmerso en Seedquick, hay una gran mayoría de ciudadanos que no se fían de dar los números de sus tarjetas de crédito en las transacciones por Internet. Esta falta de confianza, una predisposición cultural propia de una generación que si no lo ve no lo cree, representa otra de las amenazas que se pueden rebajar con una buena pedagogía o que, por el contrario, pueden incrementarse con escándalos de hackeos sobre los que ciertos diarios especializados vienen informando durante los últimos meses. Una cultura que también impide muchas veces que sectores financieros tradicionales y vanguardistas produzcan sinergias entre sí: para Carlos Ceruelo, director de Nettit, perteneciente al grupo español Everis –aquel cuya alma mater es el ex ministro de Defensa y Abogado del Estado Eduardo Serra–, la aceptación por parte de la banca de lo que el fintech supone destruiría cuantiosos empleos por la vía de la desaparición de las sucursales, situación que en todo caso ya se está viviendo por la propia crisis de la banca. Valiño, coincide en la visión y en cambio, ofrece una síntesis: ambos sectores financieros están condenados a entenderse para avanzar, pues la digitalización de la banca es un proceso irreversible con costes y oportunidades. El encuentro contó también con el afable Yago González, gestor patrimonial de Arboribus, otra forma de fintech al servicio de las Pymes, que apuntaló con sus someras y humildes pero enormemente oportunas intervenciones algunas de las tesis mencionadas.

Fintech Startup Summit
Fintech Startup Summit

El mundo cambia cada día. Un articulista de Financial Times afirmaba hace poco que el presente es ya el futuro diario. Las fintech son un ejemplo de que la revolución tecnológica es un proceso exponencial: con prisa y sin pausa. ¿Cuánto tardará el Leviatán burocrático español en darse cuenta? ¿Qué gobierno ha de descubrir que la financiación oligopólicamente bancaria en España es cada vez más un lastre y cada vez menos, una orgullosa seña de identidad? Los asistentes, los expertos y los organizadores de la primera (y lejos de ser la última) ‘Fintech Startup Summit’ lo tienen muy claro: el cambio es necesario y la innovación se filtrará por mucho granito que se interponga en su camino. Y allí estaremos para seguir narrándolo.

Andrés Villena Oliver

Andrés Villena Oliver

Colaborador, redactor y analista at CrowdEmprende
Es Economista, Doctor Internacional en Sociología y Redactor Financiero de CrowdEmprende - @villenaoliver
Andrés Villena Oliver

Post Comment

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.