Los fondos de inversión rentan un 30% más respecto a los planes de pensiones

El Gobernador del Banco de España, Luis María Linde, recomendaba hace unas semanas que se retrasara la edad de jubilación y se incentivara la contratación de planes de pensiones privados con los que complementar las pensiones públicas del futuro. Ante esta radiografía, QuadrigaFunds, el primer partnership español de gestoras de inversión de talento, ha analizado las principales diferencias de los vehículos inversores por excelencia en nuestro país: los planes de pensiones y los fondos de inversión, con el fin de seleccionar el mejor vehículo inversor de cara a completar la pensión estatal.

Aparentemente podrían tratarse de vehículos de ahorro similares ya que ambos se invierten en interés de los partícipes de acuerdo con criterios de seguridad, rentabilidad, diversificación y de plazos adecuados a sus finalidades, entre otras cosas. Además, los activos en los que pueden invertir son muy similares y las exigencias de diversificación, seguridad y liquidez también. Sin embargo, existen diferencias en cuanto al tipo de rescate, transparencia en la contratación y la fiscalidad y el horizonte temporal del ahorro, que resultan interesantes a la hora de decantarse por contratar uno u otro.

Horizonte temporal y rescate

Los planes de pensiones están pensados para ser una herramienta de ahorro para la jubilación, mientras que los fondos de inversión dejan en manos del inversor el objetivo del ahorro (hipoteca, educación de los hijos, jubilación, etc). La gran diferencia entre un plan de pensiones y un fondo de inversión es el momento en el que se puede disponer del dinero. El plan de pensiones requiere de un mínimo de 10 años para obtener liquidez mientras que un fondo de inversión posibilita la liquidez inmediata.

Foto: Pixabay.com

El objetivo del ahorro, la transparencia en la contratación, el rescate de la inversión y el tipo de fiscalidad son las principales diferencias entre un plan de pensiones y un fondo de inversión.

Transparencia y contratación

Los fondos de inversión se publican en numerosos rankings y buscadores que posibilitan a los inversores encontrar y contratar el fondo que más se adecúa a sus intereses. Respecto a los planes de pensiones, resulta más complicado encontrar la cartera y la ficha con la información. Si hablamos de contratación resulta mucho más sencillo contratar un fondo de inversión que un fondo de pensiones.  

Fiscalidad

La fiscalidad de los productos es muy diferente. Los planes de pensiones permiten desgravar hasta un máximo de 8.000 euros del dinero aportado anualmente como rendimiento del trabajo en la declaración de la renta. Sin embargo, una vez que se retira el dinero se debe tributar por todo el capital acumulado –todo lo aportado y los rendimientos generados- como rendimientos del trabajo. No nos olvidemos de que, en el momento actual, si generamos rendimientos del trabajo (sueldo más el valor acumulado en el plan del pensiones) por encima de 60.000€ tributaremos al 45%. 

Los fondos de inversión tributan como rendimiento de capital, es decir, se tributa cuando se retira el dinero teniendo en cuenta que los cambios o los traspasos entre fondos no tributan. A la hora de retirar el dinero se tributa sólo por el beneficio obtenido como ganancia patrimonial, con un máximo del 23% sobre las plusvalías.

Además, hay que tener en cuenta que las ganancias y las pérdidas patrimoniales se compensan y, en el caso de un resultado negativo, se compensaría con los saldos positivos de ganancias y pérdidas del mismo tipo que tengan lugar en los siguientes cuatro años.

Los fondos de inversión permiten rescatar el dinero en el momento que el inversor lo requiera, de un día para otro, sin tener que dejar el dinero inmovilizado un mínimo de 10 años como sucede en los planes de pensiones”, afirma María Vázquez, consejera delegada de QuadrigaFunds.es. “Además, a largo plazo y para las rentas medias, los fondos de inversión rentan hasta un 28% más respecto a los planes de pensiones”

Una comparativa basta para ilustrar las diferencias

Supongamos que un inversor con 30 años, que gana 35.000 euros anuales, destina anualmente 3.000€ a su jubilación, lo que equivaldría a 37 años de inversión total.Analizamos dos escenarios, el primero de ellos en el que el inversor aporta anualmente 3.000€ a un plan de pensiones y el segundo donde invierte esa misma cantidad a un fondo de inversión. En su jubilación, el rescate del plan de pensiones (teniendo en cuenta lo deducido fiscalmente todos los años)  supondrá un valor de 202.968€ frente a los 260.291€ que se obtienen con la venta del fondo de inversión, es decir, invirtiendo en un fondo de inversión se consiguen 60.000€ más, lo que supone un 28%más respecto al plan de pensiones.

Imagen de Portada / Pixabay.com

Post Comment

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.