Cómo prevenir el blanqueo de capitales en tu organización

El blanqueo de capitales o también llamado lavado de capitales es la actividad consistente en encubrir el origen de determinados fondos o recursos monetarios sin declarar su procedencia. Habitualmente el dinero que se pretende blanquear procede de actividades ilícitas como puede ser el tráfico de armas, el contrabando, el tráfico de estupefacientes, o incluso el terrorismo.

En España esta actividad viene regulada por la Ley 10/2010, de 28 de abril, de prevención de blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo, así como en el Real Decreto 925/1995, de 9 de junio, por el que se aprueba el Reglamento de la Ley 9/1993, de 28 de diciembre, sobre determinadas medidas de prevención del blanqueo de capitales.

Esta normativa determina las medidas preventivas a adoptar en el ejercicio de su actividad por las entidades y organizaciones que son sujetos obligados por esta ley. Cuando una empresa o particular pretende realizar el blanqueo de capitales suele ser en la última etapa del proceso ilegal, cuando la actividad ilícita ya ha tenido lugar y lo que se busca es introducir los fondos conseguidos ilegalmente en la circulación de la economía.

Es por eso, que las entidades que manejan dinero de terceros o intermedian en procesos en los que se mueve capital, están dentro de las obligadas a cumplir con esta legislación. De hecho, en la mayoría de las ocasiones estas organizaciones deben crear un protocolo de actuación para la detección de posibles casos de blanqueo de capital.

Foto: Diseñado por Freepik

¿De qué forma se puede prevenir el blanqueo de capital?

Para que las organizaciones obligadas puedan prevenir el desarrollo del blanqueo y detectarlo a tiempo, se deben adoptar las siguientes medidas:

  • Dar formación a los miembros de la organización. Esta formación debe estar orientada, principalmente, a la sensibilización y conocimiento de los trabajadores sobre qué acciones son sospechosas de blanqueo y cómo actuar en cada situación. De hecho, la propia ley establece en su artículo 29 que las empresas deberán formar a los trabajadores con cursos específicos de formación orientados a detectar operaciones que puedan estar relacionadas con el blanqueo de capitales.
  • Establecer un protocolo de actuación. Las entidades obligadas deben desarrollar un procedimiento de trabajo para las situaciones posibles que se pueden dar y que podrían provocar una sospecha de un caso de blanqueo de capital.
  • Detectar puntos críticos y establecer medidas preventivas. Para las organizaciones obligadas al cumplimiento, es fundamental analizar las etapas de su actividad en las que puede darse algún riesgo y determinar un protocolo de medidas preventivas que se debe aplicar en caso de necesidad.

Según lo señalado, el blanqueo de capitales puede ser prevenido y detectado de manera adecuada por las empresas en riesgos, mediante la adopción de medidas que la propia normativa prevé.

La formación es una de las herramientas principales que puede contribuir a que todos los miembros de la organización conozcan cómo deben actuar si se les plantea un caso en su actividad. En cualquier caso, esta formación debe ser de calidad y adaptada a las necesidades de estas empresas y a su disponibilidad.

La formación online puede facilitar en gran medida la necesaria sensibilización de los trabajadores, especialmente si se realiza de forma amena y motivadora.

Imagen de Portada / Diseñado por Freepik

Post Comment

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.