Solo 2 de cada 10 jóvenes prefiere emprender a trabajar por cuenta ajena

Solo el 21,9 % de los jóvenes en España prefiere trabajar por su cuenta, frente al 50 % que prefiere exclusivamente trabajar por cuenta ajena, dejando solamente un 23,8 % que no descarta ni una ni otra opción, de acuerdo con una investigación elaborada por el Centro Reina Sofía. Una de las principales razones es la seguridad y estabilidad económica que trabajar para una empresa ofrece frente a emprender un negocio propio, aunque los defensores del emprendimiento sostienen que la autonomía e independencia que conlleva ser su propio jefe es la principal razón de su elección.

¿Por qué los jóvenes no quieren emprender?

La investigación del Centro Reina Sofía muestra que el principal obstáculo por la que los jóvenes no quieran montar su propia empresa es el difícil acceso a la financiación (73,9 %), seguido por los altos impuestos que conlleva (49,3 %) y la complejidad de los trámites (33,8 %).

No es de extrañar que la dificultad para obtener financiación a la hora de emprender sea una de las principales trabas que los jóvenes ven, nos explica el comparador financiero HelpMyCash.com. De hecho, las pymes más pequeñas, las más jóvenes y las del sector de la construcción son las que más dificultad encuentran a la hora de encontrar préstamos para empresas, de acuerdo con los datos del informe Análisis estratégico para el desarrollo de la pymes en España realizado por CESGAR. Este análisis asegura que, aunque en líneas generales el acceso a la financiación para empresas y pymes ha mejorado, el porcentaje de solicitudes denegadas sigue estancado en valores de 2016.

Emprender
Foto: Pexels

La solución de los ‘millennials’: alternativas a la financiación tradicional

El informe de CESGAR afirma que el 71,7 % de las pymes con necesidades de financiación acudieron a los préstamos para empresas bancarios mientras que la financiación no bancaria solo supuso un 9,6 %, una alternativa que aunque todavía debe despegar, sí que está contando con un mayor protagonismo.

La aplicación de las nuevas tecnologías ha permitido que alternativas a los préstamos tradicionales se institucionalicen y nos permitan tener un mayor abanico de elección, nos explica el comparador HelpMyCash.com. Alternativas como el crowdlending o el crowdequity son dos ejemplos claros de nuevas formas de obtener financiación que lentamente se están abriendo un mercado en España.

En España hemos sido una sociedad principalmente bancaria en comparación con otros países europeos como Reino Unido. No obstante, con las nuevas generaciones, mucho más acostumbradas a Internet y desencantadas con las entidades bancarias a raíz de la crisis, parece que los porcentajes irán paulatinamente cambiando a la vez que la proporción de millennials en el mercado laboral aumente.

Post Comment