Seleccionar página

4 interesantes ventajas de crear un emprendimiento social

4 interesantes ventajas de crear un emprendimiento social

El emprendimiento social se ha convertido en una de las técnicas de negocios con mayor importancia en la última década. Cada vez son más los empresarios que se aventuran a plantear su modelo de negocio bajo el paradigma de la responsabilidad social corporativa. Este concepto, aplicado al mercado de las startups, ha motivado la aparición de un nuevo perfil profesional: el empresario social.

Este nuevo modelo de negocio, centrado en el medioambiente, exige una cualificación profesional específica. Por ello, los masters online en emprendimiento se han convertido en los programas más demandados por parte de los empresarios sociales emergentes. No obstante, a lo largo de este artículo podrás conocer cuatro de las múltiples ventajas que ofrece la responsabilidad social corporativa en las startups.

¿Qué es un empresario social?

Un emprendedor social es un empresario que crea o dirige una empresa con el objetivo de mejorar la sociedad. Algunas empresas crean un producto o servicio que beneficia a la sociedad, mientras que otras fabrican productos normales, pero lo hacen con conciencia social.

Cada vez son más los empresarios que se suman a la integración de la responsabilidad social corporativa en sus negocios. De esta forma, estas organizaciones no solo siguen prácticas verdes y justas en sus instalaciones, sino que además solo trabajan con proveedores que son afines a este modelo. Los motivos de este cambio en la mentalidad empresarial se sustentan en los múltiples beneficios que se pueden obtener a través del emprendimiento social, entre los que destacan:

1.     Más satisfacción personal

La principal ventaja de ser un emprendedor social es, aunque pueda parecer obvia, la satisfacción personal. Un ejemplo de esto es Paul Newman, un actor de cine al que le apasionaba el mundo culinario. Convirtió su pasión por la comida en la empresa alimentaria Newman’s Own, un negocio que dona el 100% de sus beneficios y derechos a organizaciones benéficas de todo el mundo.

2.     Más opciones de capital

Además de los inversores habituales, los emprendedores sociales pueden optar a subvenciones del gobierno o de fundaciones privadas para ayudarles a empezar. Por otra parte, las grandes empresas que se beneficiarían del producto o servicio de una nueva compañía podrían comprarla para dotarla de suficiente capital de trabajo para que despegue.

3.     Menos competidores directos

Una de las ventajas de la empresa social es que este tipo de ética empresarial atrae a todos o a la mayoría de los clientes que desean comprar a empresas que practican la responsabilidad social corporativa. Puede que se trate de un porcentaje menor del mercado, pero muchas empresas nuevas y pequeñas solo necesitan un pequeño porcentaje de un mercado grande para obtener beneficios.

4.     Empleador de elección

Las encuestas de Recursos Humanos revelan que cada vez más trabajadores (especialmente los más jóvenes) valoran los trabajos que proporcionan satisfacción personal por encima de los que ofrecen un poco más de sueldo. Estas empresas tienen mayores tasas de retención y empleados más comprometidos.

Además de estos, existen múltiples beneficios en el emprendimiento social. Se trata de la punta del iceberg de una técnica emergente que cada vez atrae a más empresarios. En ese sentido, se prevé que la responsabilidad social empresarial se convertirá en un pilar básico para cualquier organización. El modelo de empresa del futuro estará centrado en el triple resultado desde su origen, enfocando toda su organización en la sostenibilidad y valorando el impacto de sus acciones en la sociedad como una constante.

Publicidad

Ad Block

Branded Content

Ad Block

Publicidad

Banner 300x600

Publicidad

300x250

Publicidad

Banner 320x50

Publicidad

banner 300x250

Publicidad

300x250