Seleccionar página

Cómo funciona la impugnación de testamentos

Cómo funciona la impugnación de testamentos

El momento de recibir una herencia es siempre un momento delicado. Esto es así tanto por la situación de pena o tristeza del momento como por las posibles rencillas o problemas que pueden surgir entre los herederos.

De hecho, en muchos casos se da una impugnación de testamentos cuando los herederos no están de acuerdo con el testamento que reciben. La legislación contempla que en ciertos casos sea posible que los herederos puedan impugnar todo o parte del testamento si no están de acuerdo o consideran que presenta algún defecto en su redacción.

¿Qué implica la impugnación de testamentos y cómo hacerla?

Se pueden dar muchos motivos por los que puedes necesitar o considerar oportuno impugnar un testamento. De hecho, los legitimados para impugnarlo son los herederos siempre que se apoyen en causas legales.

Algunas de las razones que pueden llevarte a impugnar un testamento son la ausencia de un heredero legal o forzoso. Si los herederos detectan que se han dejado fuera del testamento a alguna persona que debía estar contemplada, es posible impugnarlo.

Otra causa de impugnación puede ser el no haber respetado los porcentajes de la legítima. Si se considera que no se han respetado los porcentajes para alguno de los herederos forzosos también puede ser impugnado.

La existencia de defectos de forma en la redacción del testamento también puede provocar esta situación. Si a la hora de elaborar o redactar el testamento se ha incumplido alguno de los preceptos que establece la ley también podrá ser impugnado.

A estas causas de impugnación también se puede añadir aspectos como el hecho de que la persona que ha hecho el testamento sea menor de edad o no actúe en su sano juicio y que eso pueda demostrarse.

En definitiva, son diversas las razones por las que impugnar.

División judicial de herencias

Una vez que un heredero o varios han manifestado su desacuerdo con la herencia, puede iniciarse un proceso judicial que derive en la llamada división judicial de herencias.

Este proceso puede ser iniciado por uno o varios herederos y se centrará en realizar la partición a partes iguales de un patrimonio o de unos bienes. Por tanto, no se puede esperar que haya un reparto tal y como hubieran esperado los herederos, sino que se realiza de forma equitativa. Hay que señalar que en este proceso también tienen cabida los acreedores que podrán condicionar el reparto de los bienes al pago previo de las deudas contraídas con él.

Este proceso es complicado y requiere de un conocimiento profundo de la legislación para llevarlo a cabo de forma adecuada. Si tienes la necesidad de asesorarte sobre estos procesos lo más recomendables es que acudas a abogados de herencias en Madrid que podrán darte los mejores consejos y asesoramiento en estas materias.

Sin duda, si tienes que participar en alguno de estos proceso lo mejor es que te informes adecuadamente de las opciones que tienes en función del tipo de testamento al que te enfrentas. De esta forma sabrás hasta donde puedes llegar y hasta donde no.

Publicidad

Ad Block

Publicidad

Banner 300x600

Publicidad

300x250

Publicidad

Publicidad

Banner 300x250

Publicidad

300x600