Conviértete en un buen empresario e inversionista

¿Cómo? Te preguntarás. Por más que hagas, al final te cuesta mucho estirar el dinero hasta fin de mes y llegas a duras penas. Si para ti ahorrar es una quimera, pero aun así no pierdes la esperanza de dar con la fórmula mágica para ser tu propio jefe algún día, entonces este post está escrito para ti.

Consigue la financiación que te hace falta

Este es el primer paso del camino hacia el éxito. La financiación es necesaria para poder poner en marcha tu proyecto y, más tarde, poder invertir los beneficios que obtengas en el propio negocio o en otros paralelos de los que también te vamos a hablar aquí.

Pero no corramos demasiado. De momento necesitas subvencionar tus sueños. ¿De qué manera? Pues tienes varias opciones. Dependiendo de tu situación económica personal o familiar, podrás echar mano de tus propios fondos. Si estás en condiciones, adelante, pero sé muy cauto.

No suele ser común que la gente común tenga guardada en la recámara el efectivo suficiente como para levantar de la nada una idea de negocio, por más sencilla que esta sea. Así que puedes recurrir a los bancos y solicitar un préstamo que se adapte a tus necesidades.

Actualmente esta no supone una mala alternativa ya que los tipos de interés están bastante más bajos que en años anteriores, por lo tanto, puede ser conveniente que te lo plantees. Recuerda siempre visitar varias entidades hasta dar con aquella que te ofrezca las condiciones más ventajosas.

Antes de tomar una decisión, te recomendamos que te pongas en manos expertas. Déjate asesorar por quien de verdad sabe sobre el tema y está acostumbrado a tratar con asuntos financieros día a día con diversos tipos de clientes y escenarios. No te arrepentirás de haber sido precavido.

Pide cita para una consultoría personalizada en financiamiento a empresas y particulares. ¿No sabes dónde dirigirte? https://www.pradilloconsultores.com. Aquí encontrarás consultores de confianza que conocen bien tu problema y pueden ayudarte a encontrar la mejor solución para ti.

Conviértete en un buen empresario e inversionista

Pon en marcha tu proyecto

Bien. Ya tienes lo importante: la idea. Y lo imprescindible e inevitable: el dinero. Ahora solamente hace falta que saques a relucir tu espíritu emprendedor y empieces a hacer girar la rueda. Te avisamos de que el camino no es fácil en absoluto.

Vas a encontrarte con muchas barreras que saltar y escollos que sortear, pero la recompensa merece la pena. Imagínate ser dueño de tu proyecto y de ti mismo sin tener que depender de jefes o complicadas jerarquías laborales que no te permiten crecer como profesional.

Ahora, esa posibilidad está al alcance de tu mano. Tendrás que ser fuerte y dar lo mejor de ti mismo, aquí es donde de verdad se demostrarán tus habilidades sobre el terreno de juego. Pero no te achantes, tú puedes conseguirlo si te rodeas de la ayuda que necesitas y tomas las decisiones adecuadas. ¿Estás preparado? ¡Pues sin miedo!

Comienza tratando de sortear la burocracia en la medida de lo posible. Crear una sociedad desde 0 es un proceso lento y pesado. Papeleos todos los días, esperas que se alargan, permisos que faltan y solicitudes que no prosperan. Evita todo de eso de una manera muy sencilla que vamos a explicarte.

Las sociedades urgentes no tienen actividad ninguna, pero ya están preconstituidas y cuentan con CIF y número de cuenta bancaria. La venta de sociedades está a la orden del día porque cada vez más y más empresarios deciden que las sociedades urgentes son el camino más sencillo para comenzar.

La venta se produce en un plazo de 24 horas. ¿Imaginas cuánto tiempo te vas a ahorrar? Además, se trata de una opción completamente legal y que además ofrece un precio cerrado que ya incluye todo: impuestos, gastos de notaría y de inscripción en el Registro Mercantil.

Invierte los beneficios

Hemos superado otra etapa. Enhorabuena. El negocio está en marcha y parece que la sociedad que has creado va viento en popa. Has conseguido pagar las deudas y este es el dulce momento en el que los beneficios empiezan a entrar por la puerta. ¡Lo estabas deseando!

Ahora es cuando debes actuar con más cabeza que nunca. ¿Qué vas a hacer con todo ese fruto de tu esfuerzo? Nosotros te aconsejamos que reinviertas los dividendos. Puedes hacerlo de dos maneras. La primera de ellas consiste en destinar los fondos a tu propia empresa y seguir haciéndola crecer.

La segunda opción son las plataformas de inversión online. Seguramente que te has encontrado algún anuncio sobre ellas navegando por Internet, pero todavía no tienes muy claro qué son o para qué sirven. Hoy esa duda desaparecerá de una vez por todas. Estate atento.

De forma tradicional se ha podido invertir a través de los fondos de los bancos o de las acciones de las empresas que cotizan en bolsa. Con la llegada de las plataformas de inversión online, los pequeños inversores pueden hacer crecer sus ahorros en mercados vetados hasta ahora al gran público. Además, es bastante sencillo obtener una rentabilidad real.

Para ello, solamente hay que optar por operadores conocidos y con presencia sólida en el mercado. Existen varias razones por las cuales esta es una excelente manera de hacer crecer tu dinero, entre ellas, que son de total confianza y hay seguridad en los pagos.

¿Pero cómo saber cuáles son las mejores y más fiables plataformas de inversión en línea? Como ya hemos comentado, las plataformas de inversión online, las que son en línea, ofrecen muchas ventajas con respecto a los métodos de inversión tradicionales. Investiga un poco por la red y consulta comparativas. También puedes probar las demos para saber con cuál te manejas mejor.

Este proceso es largo y complicado, pero si tienes paciencia y capacidad, acabarás por no depender nunca más de un salario a final de mes. Tu situación económica mejorará notablemente y podrás ahorrar e invertir con toda la tranquilidad de quien sabe que está haciendo bien las cosas.