¿Es ahora buen momento para invertir en la bolsa del IBEX 35?

¿Os acordáis de aquellos tiempos en que, cuando un pequeño ahorrador quería invertir en bolsa, tenía que acercarse a la sucursal de su entidad bancaria, esperar su turno –cosa que no era rápida-, sentarse con un comercial y dedicar perfectamente otros veinte minutos a que se realizase la compra?

A muchos se les quitaban las ganas o terminaban comprando valores a los que habría que hacer seguimiento diario y a los que sin embargo no se prestaba más atención que cuando llegaba el extracto al buzón. Por no hablar de las comisiones que nos cobraban: custodia de valores, operación de compra, operación de venta…

A la hora de la verdad, hace un par de décadas ganar dinero en bolsa era extremadamente complicado. Y más con los pequeños capitales, en los que el TAE de las comisiones terminaba siendo desmesurado.

Por suerte la situación ha cambiado, y para mejor. Con la llegada de las nuevas tecnologías y la liberalización de la contratación, han aparecido las plataformas de prestación de servicios financieros que facilitan mucho el trabajo a los pequeños inversores. Prácticamente es posible contratar servicios de cualquier mercado secundario sin apenas salir de casa, con un clic y a unos costes realmente atractivos. Hablamos de futuros, materias primas o divisas en los que cada día es más fácil operar. Basta con darnos de alta en un bróker y probar, así de sencilla es la inversión en 1000Extra, por ejemplo.

¿Es ahora buen momento para invertir en la bolsa del IBEX 35?

Cómo han cambiado los tiempos para los trader

En el caso de la bolsa, gran foco de interés, la localización de las inversiones también ha evolucionado considerablemente. Antes apenas se podían contratar valores de la bolsa de Madrid, aquellos de los que hablaban en la prensa generalista, perdiendo grandes oportunidades internacionales.

Ahora no: desde el Ibex35 hasta cualquier mercado asiático o norteamericano pueden ser controlados con suma facilidad, marcando alertas que nos informen de cuando un precio está atractivo.

En el caso del Ibex, en el que nos queremos centrar en este artículo, las oportunidades interesantes surgen en cada momento. De hecho diríamos que hasta da igual cuál es la tendencia del índice: incluso en momentos de caída se pueden encontrar operaciones importantes comprando opciones y futuros de valores que tenemos la idea de que van a seguir cayendo.

Simplemente hay que analizar el mercado, ver las evoluciones, y tomar las decisiones. En la actualidad, con el índice estancado fluctuando entre los 9.000 y los 10.000, una de las opciones es invertir en operaciones intradía. Es decir: compramos y vendemos en la misma jornada, buscando pequeñas rentabilidades en varias operaciones. Esto, sí que es cierto, nos obliga a estar al tanto constantemente de cómo evoluciona el mercado.

Sin embargo, si lo que queremos es estar tranquilos, tenemos la opción de preocuparnos por valores que repartan un buen porcentaje de beneficios. Empresas como Enagás o Telefónica anuncian casi todos los ejercicios el reparto de dividendos entre el cinco y el siete por ciento, lo que supone unas rentabilidades muy atractivas. Además hablamos de valores establecidos en el parqué español, con los que sabemos que en caso de caída del precio del valor, todos los medios se van a hacer eco, con lo que el seguimiento a hacer es relativo y sencillo.