Industrias clásicas que se pasan a la web

En la actualidad, las industrias clásicas han tenido que transformar sus sistemas de producción, así como el de las ventas de sus bienes y servicios con la aparición de Internet.  Un ejemplo de esto, es la tendencia pronunciada que ha surgido en el segmento de la impresión, que hoy en día se encuentra ampliando exponencialmente el radio de acción de las impresiones industriales, debido a la demanda cambiante de los consumidores.

Industrias clásicas que se pasan a la web

El resultado es muy interesante puesto que desde hace un tiempo es posible imprimir online, no simplemente los trabajos de la universidad sino hacer tiradas de impresiones de forma industrial para imprimir desde tarjetas de visita hasta libros o carteles.  Gracias a Internet se consigue llevar la información de un ordenador al papel, casi sin dispositivos adicionales aparte, claro está, de las impresoras industriales, lo que ayuda a lograr no solo una calidad de copia perfecta, sino que además, permite realizar el proceso industrial completo en menos tiempo gracias a la reducción de pasos intermedios.

Entre las ventajas de estas imprentas modernas nos encontramos con:

Flujos de trabajo simplificados y más eficientes: las posibilidades de esta tecnología son muy grandes, haciendo que los trabajos puedan completarse en plazos mucho más cortos.

Rapidez: por ser posible imprimir online, se ahorra tiempo a la hora de hacer el pedido, porque no es necesario que vaya personalmente al centro de impresión, saltando los pasos de esperar a ser atendidos, hablar sobre la solicitud, pedir a través de un comercial, etc.  aparte de que tenemos más libertad a la hora de solicitar la producción desde cualquier sitio, y a cualquier hora.

Reducción de costes:  Gracias a la reducción de pasos intermedios, ya que el pedido va de el ordenador del cliente directamente a la planta de producción, y gracias al aprovechamiento de economías de escala que se producen al evitar ciertos cuellos de botella como el tiempo limitado de los agentes comerciales, se consigue una reducción de costes que afecta directamente al cliente, quién recibe un artículo de la misma calidad pero en un tiempo y a un precio menores.

Otras ventajas de estas imprentas modernas son: el cliente puede hacer seguimiento de los pedidos, intercambio de información entre la web y la fábrica, recibir asesoría sobre las distintas opciones de acabados, calidades, etc. En algunos artículos se puede solicitar una impresión de prueba o maqueta impresa antes de imprimir toda la tirada, obteniendo así, una copia de muestra para asegurarse de que cumpla con todos los requisitos, y si de repente no es así, puede hacer los cambios necesarios inmediatamente, por ejemplo, corrigiendo los colores o cambiando la información incorrecta.

De la misma forma, existe la ventaja de hacer pedidos 24/7 indistintamente del producto, por ejemplo: carteles, tarjetas de visita, folletos, flyers, sobres, talonarios, calendarios, revistas, libros, entre otros, que podrá pedir en pocos minutos desde su casa u oficina.

Impresión de alta calidad y gran volumen, lo que hace que la impresión industrial tenga el potencial de aumentar significativamente las tasas de respuesta a nivel de marketing, porque el consumidor al tener en sus manos un producto impreso, no suele realizar múltiples tareas, lo que lo hace mucho más receptivo e incrementa sus niveles de atención, debido a que la impresión, a diferencia de los productos online, no ofrece tantas distracciones.