La llegada de internet a los celulares en Cuba

La llegada de internet a los celulares en Cuba

La compañía estatal de celulares de Cuba permite desde este mes a los clientes de teléfonos móviles utilizar Internet a través de una nueva red 3G. Pero al igual que con los avances tecnológicos anteriores en la nación insular, sólo aquellos que puedan pagarla podrán aprovechar el acceso. Esto permanece bajo el control del gobierno autocrático.

Los celulares se han convertido en un método clave para acceder a Internet en Cuba. Hasta ahora, los cubanos solo han tenido acceso a las cuentas de correo electrónico estatales en sus teléfonos.

El gobierno cubano ha estado construyendo una red 3G en las ciudades de la isla. Algunos turistas, funcionarios del gobierno cubano y empresarios extranjeros han tenido acceso a ella durante varios años.

¿Cómo funciona el internet para celulares en Cuba?

El nuevo servicio costará alrededor de 10 centavos por megabyte, con paquetes que van desde 600 megabytes por aproximadamente $ 7 hasta cuatro gigabytes por aproximadamente $ 30.

Esos precios están aproximadamente en línea con los estándares globales, pero están fuera del alcance de los muchos cubanos. Esto es debido a que muchos cuentan con salarios estatales de alrededor de $ 30 por mes.

Buena parte de la internet cubana no está censurada. Sin embargo, el gobierno bloquea una pequeña cantidad de sitios como las redes de Radio y Televisión Martí. Estas son financiadas por los Estados Unidos.

Con una población de más de 11.1 millones de personas, Cuba tiene actualmente 5.3 millones de líneas móviles y 1.3 millones de líneas fijas, según el monopolio telefónico ETECSA, o la Compañía de Telecomunicaciones de Cuba SA.

Proporciona servicio móvil a través de casi 800 estaciones base 3G y más de 1,000 estaciones 2G.

Las llamadas locales en un teléfono celular cubano son 0.35 CUC por minuto y 0.09 CUC por texto enviado. A diferencia del roaming en un teléfono extranjero, un teléfono celular local le brinda la ventaja de poder recibir llamadas y mensajes de texto de cubanos con teléfonos celulares. Esto ayuda a coordinar el transporte, llegar a casas o reunirse con personas locales.

La llegada de internet a los celulares en Cuba

La relación entre Cuba y el desarrollo tecnológico

Hace 10 años que el gobierno de Castro levantó su prohibición que prohibía a los ciudadanos comprar computadoras. El acceso a Internet en casas privadas no era común hasta antes de 2016.

Cuba realizó una conexión de fibra óptica a Venezuela en 2012. Esto permitió que la isla cambiará enlaces satelitales lentos y costosos. Entonces comenzó el lento proceso de permitir que los ciudadanos se conecten.

El gobierno abrió cibercafés estatales en 2013, a los que se unieron sitios de Wi-Fi dos años más tarde. El número de sitios ha crecido a más de 800.

Cuba autorizó el acceso a Internet en el hogar en 2017, y se han abierto cientos de puntos de conexión de Wi-Fi públicos en parques y plazas de todo el país.

Cuba tiene una de las tasas de uso de internet más bajas del mundo. Pero esto se expandió cuando los presidentes Barack Obama y Raúl Castro declararon la distensión en 2014. La expansión no se ha ralentizado con el retroceso de las relaciones del presidente Donald Trump.

La llegada de internet a los celulares en Cuba

¿La Internet va a traer más libertad y desarrollo a la isla?

Cuba sigue siendo una sociedad en la que las personas no pueden conectarse a Internet a través de sus teléfonos con tanta facilidad. Por lo tanto, no están tan atadas a usarlas para consultar el correo electrónico, las noticias y las redes sociales.

Esto está cambiando, pero por el momento el acceso a Internet y el uso de aplicaciones que dependen de los datos sigue siendo una experiencia completamente diferente a la de la mayor parte del mundo.

Cuba dice que a sus ciudadanos se les ofrecerá acceso completo a Internet en teléfonos móviles a partir del jueves, convirtiéndose en una de las últimas naciones en hacerlo.

El país caribeño se ha quedado atrás en el acceso a internet debido a la financiación, los embargos comerciales y la censura. Hasta 2013, Internet estaba en gran parte disponible para el público en hoteles turísticos.