Seleccionar página

Ley de la Segunda Oportunidad: qué es y cómo acogerse a ella

Ley de la Segunda Oportunidad: qué es y cómo acogerse a ella

Se trata de una normativa que está vigente en diferentes países europeos para que, tanto particulares como autónomos, puedan contar con una ayuda en el caso de que acumulen un gran número de deudas.

En muchas ocasiones ocurre que, tanto trabajadores particulares como profesionales autónomos, debido a diferentes causas, se encuentran con que tienen un gran número de deudas acumuladas y, las cuantías son tan elevadas que no pueden abonarlas. Aunque parezca mentira, son muchos los casos que se presentan en esta tesitura y es precisamente por ello por lo que surgió esta normativa. Para saber la ley de la segunda oportunidad que es, hay que remontarse a épocas pasadas, principalmente, en los últimos tiempos, cuando estalló la crisis económica de 2008. En esos momentos muchas personas comenzaron a endeudarse y poco a poco, como se suele decir popularmente, “la pelota se hizo más grande” y acabaron sin poder hacer frente a las deudas. Para terminar con este tipo de situaciones, nació esta nueva ley 25/2015 de 28 de julio, en la que se establecen todos los mecanismos propuestos para la ansiada segunda oportunidad.

¿En qué consiste esta ley?

La ley de la Segunda Oportunidad es una normativa que rige los procesos establecidos para que, aquellos particulares y autónomos que se encuentren en situación de deuda y no puedan hacer frente a estos pagos, tengan la posibilidad de ampararse en ella y de esta manera, contar con un mecanismo de protección. Dicha ley se utiliza no solo para los deudores, también para aquellos que se encuentren en situación de acreedores.

El principal objetivo de esta ley es ofrecer facilidades para que los deudores puedan cumplir con las obligaciones correspondientes y, por otro lado, también se satisface a los acreedores en este sentido. En resumen, con esta normativa lo que se hace es ayudar a ambas partes y actuar para que una persona no tenga que verse en “bancarrota” por el resto de su vida, siempre y cuando no se tengan medios económicos o materiales para poder acabar con esa deuda.

¿Cómo acogerse a esta ley?

Como es lógico, no todo el mundo tiene la posibilidad de acogerse a esta normativa, puesto que la misma también establece una serie de requisitos segunda oportunidad. Estos deben cumplirse al 100% para que los particulares o autónomos puedan ampararse en esta ley. Entre otras cosas, aquí se menciona el patrimonio con el que puede contar la persona que tiene la deuda o incluso la cuantía de la misma.

El coste de la deuda

Se trata de uno de los principales requisitos que se piden para poder acogerse a esta ley. En España, la normativa está disponible para todos aquellos que cuentan con una gran deuda, no obstante, también se establecen limitaciones en cuanto a la cuantía. En este sentido, ya sea por una sola deuda o por la suma de muchas, los ciudadanos españoles no pueden ampararse en esta ley si dicha deuda es superior a los 5 millones de euros.

Patrimonio

Otro de los requisitos es conocer el patrimonio con el que cuenta el deudor. Lo cierto es que, según lo que se establece en la normativa, la persona que tiene la deuda debe poner a disposición de los acreedores todo el valor patrimonial que posea. En el caso de que dicho patrimonio no sea suficiente para pagarla, entonces se podrá llevar a cabo el procedimiento de la segunda oportunidad.

Actitud

La actitud de la persona deudora también es muy importante, tanto es así que, la propia ley establece unas pautas a través de las cuales, se analiza la buena fe de la misma para poder sufragar lo que se debe. En este sentido, la normativa dice que “hay buena fe” por parte del deudor cuando ha llevado a cabo todas las acciones y mecanismos posibles para pagar y no lo ha logrado.

Publicidad

Ad Block

Branded Content

Ad Block

Publicidad

Banner 300x600

Publicidad

300x250

Publicidad

Banner 320x50

Publicidad

banner 300x250

Publicidad

300x250