Seleccionar página

Consecuencias de la morosidad

Consecuencias de la morosidad

En periodos de crisis económica siempre nos encontramos con situaciones complicadas que acaban provocando cierta morosidad. Como ciudadanos necesitamos mantener unos ingresos constantes para poder seguir haciendo frente a nuestros pagos. Sin embargo, cuando los niveles de ingreso bajan o tenemos que afrontar gastos más elevados de lo habitual surge la morosidad.

Dificultades asociadas a la morosidad

En todas las familias se produce un cierto nivel de morosidad en algún momento de su vida. No obstante, es importante mantener esta morosidad a raya para evitar que pueda tener consecuencias sobre otros aspectos de nuestra economía.

Formar parte de ficheros de morosos puede tener consecuencias muy negativas si no lo controlamos. Por tanto, debemos tratar de evitar que una deuda por pequeña que sea quede impagada y nos haga aparecer en estos listados.

Algunas de las consecuencias de la morosidad son las que te mostramos a continuación.

Acceso a financiación

Una de las principales consecuencias que nos encontramos de la morosidad es que vamos a tener más dificultades para poder acceder a financiación. Esto hará que no podamos solicitar préstamos y los que podamos pedir sean de importes reducidos o de entidades no bancarias.

Acceso a alquileres

Un aspecto importante a tener en cuenta es que cuando tienes un cierto nivel de morosidad es posible que no te concedan el acceso a alquileres. Esta morosidad puede ser considerada como una prueba de que es posible que no puedas hacer frente a las cuotas y genera desconfianza en los propietarios.

Consecuencias de la morosidad

Cómo mitigar las consecuencias de la morosidad

Aunque la morosidad puede acompañarnos durante mucho tiempo existen formas de lograr reducir su impacto. Puede que haya tenido algunas deudas impagadas en un pasado pero que ahora tu situación esté completamente saneada.

En este caso si quieres que las entidades financieras y los propietarios puedan confiar en ti y darte una oportunidad, necesitarás garantizar que puedes hacer frente a los pagos. Para ello un instrumento muy útil es el certificado solvencia.

Se trata de un documento en el que se acredita que la persona que lo posee no tiene ninguna deuda con la administración ni con otras entidades y que es solvente para hacer frente al pago de deudas o pagos recurrentes.

En este sentido, es importante que tengas muy claro en qué circunstancias y en que momento puedes necesitar acreditar adecuadamente esta situación de solvencia. Tanto para situaciones de solicitar financiación como para firmar un contrato de alquiler puedes necesitar disponer de este certificado.

Con un certificado solvencia podrás conseguir que te acepten en un alquiler o que te concedan ese préstamo que quieres sin que tengas que pasar por situaciones complicadas. Se trata de un certificado que tiene una validez de tres meses y que asegurará que tu situación te permite afrontar pagos y deudas.

En el caso del alquiler es un certificado que te ahorrará muchos disgustos y te dará facilidades para poder instalarte en una nueva ciudad o conseguir ese piso que tanto deseas. Gracias a este certificado la morosidad ya no será un problema que deba preocuparte en exceso.

Publicidad

Ad Block

Branded Content

Ad Block

Publicidad

Banner 300x600

Publicidad

300x250

Publicidad

300x250

Publicidad

Banner 300x250

Publicidad

Banner 300x250