Los abogados y la protección de los intereses económicos y jurídicos

Los abogados son un recurso necesario para procurar una gestión eficiente de los intereses económicos, tanto personales como familiares. Pueden producirse situaciones en las que recurrir a un profesional en materia jurídica sea necesario, por ejemplo, ante condenas por haber circulado bajo los efectos del alcohol. Para estas ocasiones, buscar el mejor asesoramiento legal posible es fundamental para poder garantizar una buena defensa y conseguir las mejores condiciones sancionadoras.

Conducir bajo los efectos del alcohol, habiendo superado la tasa máxima de consumo permitida, es una imprudencia castigada por diferentes tipos de delitos penales. En función del índice de alcohol en sangre, las sanciones pueden variar desde multas económicas hasta condenas a prisión por delitos tipificados contra la seguridad vial.

Evitar este tipo de condenas, o rebajar las condiciones sancionadoras, es posible. Para ello, resulta necesario solicitar los servicios de los profesionales en este tipo de materias jurídicas, aquellas que están relacionadas con los delitos por conducción bajo los efectos del alcohol. Un abogado alcoholemia Madrid, especializado en la resolución de estas sanciones, se encuentra en una posición óptima para negociar las cláusulas, a favor del denunciado en cuestión, frente a los denunciantes de la fiscalía general.

Los abogados y la protección de los intereses económicos y jurídicos

¿Cuándo se debe contratar un abogado?

La clave del éxito, en este tipo de tramitaciones, reside en la prontitud de contratación en referencia a los servicios de defensa jurídica. Cuanto antes se solicite la ayuda de un abogado especialista, mayores serán las probabilidades de conseguir rebajas en las sanciones económicas y absolución en casos de delitos de prisión.

Al actuar con rapidez, los abogados pueden hacer uso de todas las herramientas y mecanismos que existen a su disposición, de esta manera se consigue elaborar una defensa fuerte y convincente. Buscar errores de tramitación, en los informes policiales, es el principal recurso de los asesores jurídicos para conseguir la rebaja y absolución en condenas por conducción bajo los efectos del alcohol. De ahí que, la obtención del atestado policial resulte crucial para un desenlace positivo de estos trámites penales.

Los atestados policiales

En estos atestados policiales figuran los siguientes datos: síntomas mostrados por el conductor denunciado, el índice de alcohol en sangre y las pruebas de alcohol realizadas. Toda esta información resulta muy valiosa para la fiscalía y para la parte defensora, pues toda la línea acusatoria se sostiene en este tipo de documentos.

Estos informes son analizados cuidadosamente por expertos abogados en materia de alcoholemia, todo detalle es relevante para elaborar una buena defensa. En relación a los síntomas descritos, en los atestados abiertos por los agentes de policía, deben buscarse contrariedades en referencia a los signos de embriaguez detallados.

Uno de los aspectos más cuestionables en los atestados policiales son las pruebas de medición de alcohol en sangre. En primer lugar, se ha de partir con la premisa de que ningún dispositivo es capaz de asegurar el 100% de efectividad en los resultados arrojados. Lo normal es que oscilen entre un 5 y un 7 por ciento de margen de error. De ahí que sea tan importante solicitar con suficiente tiempo de antelación, antes del juicio, estos informes periciales, para poder detectar fisuras en las argumentaciones de la parte demandante.

Un resultado superior a 0,60 mg/l de alcohol en sangre es causa de delito, y por ello uno puede acabar en la cárcel, o expedientado con antecedentes penales. Los abogados expertos en la defensa de estos litigios, luchan por intentar rebajar este tipo de condenas. Aparte de conseguir ventajas económicas con respecto a las cláusulas iniciales de la demanda, estos profesionales jurídicos son capaces de demostrar ante un juez la invalidez de ciertas pruebas incriminatorias. Por ejemplo, en ocasiones, la parte demandante intenta presentar como pruebas condenatorias el uso de alcoholímetros de aproximación, digitales, pero estos aparatos no están aprobados para ser usados como evidencias legales. Por ello, los buenos abogados saben anular esta clase de demandas.

Cuidar de los intereses económicos, personales y familiares, implica en ocasiones, la contratación de los servicios de abogados. Estos profesionales luchan por conseguir las mejores ventajas y acuerdos para sus clientes, y además, son capaces de resolver problemas tan serios como los delitos penados con el ingreso en prisión.