Cómo transformar grandes cantidades de datos en información

En nuestra vida diaria generamos millones de datos. A través de todos nuestros dispositivos electrónicos, de las interacciones que hacemos en Internet, al ir comprar con nuestras tarjetas o cuando ponemos el GPS en el coche creamos decenas y decenas de datos. Todas estas cantidades ingentes de bits no sirven de nada si no son interpretadas y las convertimos en información. ¿Cómo transforma los datos en información? ¿Cómo utilizar esa información? ¿Para qué?

El Big Data está cobrando cada vez más importancia en el mundo empresarial. Las empresas buscan a profesionales que sean capaces de procesar hechos, esto es, números sin significado, en información o, lo que es lo mismo, datos procesados y analizados que tienen un significado dentro de un contexto determinado. La necesidad de expertos en toda esta terminología hace que un master big data sea una buena apuesta en la actualidad.

Cómo transformar grandes cantidades de datos en información

De los datos a la información

Excel es la herramienta transversal que se utilizará para la gestión de todos los datos que obtienen las empresas de sus consumidores y usuarios. Su comprensión y su buen manejo será sinónimo de éxito a la hora de conseguir información a través de los datos. La organización, el cruce y la interpretación no recaerán únicamente en programas como Excel. Otras herramientas de referencia para la gestión del Big Data son Qlikview, Tableau, Power BI y Google Marketing Platform. Este software forma parte de los posgrados más competitivos en la actualidad.

Además de software, el análisis del Big Data también se centra en el filtrado de datos. Es necesario identificar que datos se necesitan, tanto de fuentes internas como externas. De este modo el departamento de marketing, la gestión de almacén o la dirección podrán preparar un set de datos para codificar y descodificar la información. Con estos documentos a su disposición, el departamento y los especialistas correspondientes tendrá más fácil la toma de decisiones y podrán establecer estrategias más innovadoras.

Así mismo, los especialistas en big data de cada departamento deberán interpretar los resultados, definir métricas y traducir los datos en información activable y útil. De este modo, se aportará valor estratégico de negocio a las empresas y en la toma de decisiones tácticas a diferentes niveles.

El poder de la información y su reglamento

Un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Por eso todos los expertos en Big Data deben conocer y manejar el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD). Esta ley legisla las formas en las que se puede explotar esta nueva materia prima: los datos. El Reglamento legisla sobre esta materia de una forma flexible, no obstante, establece sanciones cuando se traspasan ciertos límites que pueden llegar a dañar los derechos y las libertades de las personas.

En definitiva, el big data ha llegado para quedarse y para convertirse en una parte fundamental de todas las empresas. Ya mismo son necesarias personas capaces de extraer, tratar y analizar los datos para obtener conclusiones de valor empresarial. Es necesario formar a profesionales en este ámbito para poder sacar el máximo beneficio de esta nueva materia prima.